http://4.bp.blogspot.com/-NzulcTLQ3p4/Uzs9jbTzUjI/AAAAAAAAECI/y2bAF8v9ikc/s1600/AFE.png

AZUAY BOLIVAR CAÑAR CARCHI CHIMBORAZO COTOPAXI EL ORO ESMERALDAS GUAYAS IMBABURA LOJA LOS RIOS MANABI MORONA SANTIAGO NAPO ORELLANA PASTAZA PICHINCHA SANTA ELENA SANTO DOMINGO DE LOS TSACHILAS SUCUMBIOS TUNGURAHUA

Páginas

miércoles, 5 de febrero de 2014

David Aguirre "He cumplido mi sueño no de infancia, sino de vida"


“La vida es lo que podemos sacarle a la vida” Joao Saldanha

Saldanha nació en Río Grande, jugo en Botafogo pero nunca trascendió con la pelota en los pies.

Luego de estudiar periodismo se convirtió en uno de los periodistas deportivos más temidos del Brasil del cincuenta, sin ninguna experiencia en el cargo de la dirección técnica, en 1957 fue contratado como entrenador de Botafogo y creo la versión más brillante de aquel club en la historia, base de aquel Brasil de 1958.

En 1968 la revista El Galeao en portada público “Nadie cree más en el fútbol de Brasil”, en 1969 Joao Havelange se animó a darle un lugar en el banco de suplentes a Saldanha, como técnico de la Selección de Brasil, desafiando a poner en práctica sus letras esperando que los colegas atenuaran las críticas contra el seleccionado.

A sus 34 años, David Antonio Aguirre Ramírez como reposa su ficha de futbolista profesional en la Federación Ecuatoriana de Fútbol, tomo una decisión arriesgada, paso de ser un reconocido periodista en el medio guayaco a jugar fútbol profesional en la segunda categoría como volante defendiendo los colores del club mas añejo del país, apenas jugo cuatro partidos en el torneo Provincial de Guayas, por el Patria que estuvo a escasos puntos de alcanzar el ascenso y David vivió toda la experiencia, es el caso más extraño que se ha dado entre el periodismo y el fútbol de segunda categoría por no decir entre el periodismo y el fútbol ecuatoriano en general.

Cuál de tus sueños de infancia es el que se cumplió, el de ser futbolista profesional o el de convertirte en periodista deportivo.
Buena pregunta. Siendo niño al menos en mi caso, iba viviendo lo que me tocaba y no me planteaba necesariamente preguntas en cuanto a mi futuro. Si sabía que de un modo u otro el deporte me acompañaría y más aún que solía acudir al estadio acompañado de mi abuelo Reynaldo Ramírez y de Don Richard Chacón, una eminencia periodística y quizás por ahí sin quererlo se empezó a formar un espejo o una referencia para mí. Para ese tiempo yo practicaba fútbol, tenis y béisbol, casi todos con mucha intensidad. Eso sí, el fútbol siempre me jaló más y me llenaba de otra forma que cualquier otro deporte. Recién ahora he comprendido que he cumplido mi sueño, no sólo de infancia, sino de vida. 


Cuál es la diferencia de vivir el fútbol luego de haberlo estudiado tanto.
El hecho de haberlo estudiado o sobre todo seguido de cerca, me permitió ir mejor preparado creo yo. Más allá de lo futbolístico, si en lo anímico o cotidiano. Si bien es cierto no se compara un aspecto con el otro, el hecho de haber sido reportero un buen tiempo y ver el desarrollo de los jugadores dentro y fuera de la cancha en un entrenamiento o fuera del mismo me dio una pauta de lo que venía. Además tuve una experiencia en la sub 20 de Panamá años atrás así que no me era un territorio del todo desconocido. 

Como ves ahora al futbolista ecuatoriano después de vivir ambas experiencias.
El haberlo vivido desde adentro te cambia muchas cosas. Hace poco conversaba con Diego Latorre, gran ex jugador y hoy en día excelente comentarista, y me señalaba que una vez que juegas y lo vives en la cancha ya luego terminas comprendiendo al jugador, y no sólo en lo que sucede en la cancha sino también fuera de ella. Es fácil oír al hincha o al periodista recriminarle varias cosas al futbolista sin entender las vivencias de ese ser humano, porque eso es lo que es, un ser humano no distinto de otro. Con sus problemas, defectos y todo. Y no todos logran hacerle frente a eso y una crítica despiadada o mal enfocada les afecta, que ese tipo de detalles los pueden arrastrar a las prácticas, que los entrenadores deben gestionar con 23 o más cabezas diferentes, y cada uno con sus inconvenientes.
En fin, una tarea ardua pero enriquecedora en lo humano. 

Ahora que has vivido el torneo de ascenso, En que debe mejorar el torneo en favor de sus participantes.
Hay cosas que deben corregirse y otras que si son llevadas a cabo con la seriedad del caso. Concuerdo con la norma de los juveniles (es obligatorio tener tres sub 20 los noventa minutos) pero también prohíben que actúen en cancha más de tres jugadores que tengan más de 25 años. Y en eso si no concuerdo para nada. Es decir, si tengo 26 o más edad para el torneo de Segunda tengo serias limitantes de reglamento. Lo padecí yo mismo, algunas veces este año.

Suena y me parece injusto, no todos los mayores de 25 tienen la opción de jugar en Primera A o B y esa norma les corta a muchos varias puertas que podrían abrirse. Ojalá rectifiquen eso. 

El torneo debería tener más difusión en prensa y con la gente y a ustedes los felicito por darle la cobertura debida y no lo digo por agradecimiento por esta nota, ya se los he dicho antes. A fuerza de ser justos creo que en otras plazas la respuesta del público si es más masiva. Lo vi en Manta, en Portoviejo, la idolatría del Delfín y de Liga de Portoviejo sigue intacta. Y ambos contaron con buena difusión. Aquí el gran año de Patria le otorgó cierta cobertura, tampoco puedo negarlo. Creo que no todos imaginan el buen nivel y competitividad que hay en este torneo. Y por último, no sé cómo se maneje al dedillo la FEF pero podría dar una mayor inyección económica a los clubes de Segunda.

Hay muchos equipos que honestamente aún me pregunto cómo sobreviven. 

Que prefieres, El camerino luego de un triunfo o la cabina al calor del debate de un gran tema en los cortes comerciales.
No hay comparación y no quiero que suene a que menosprecio el periodismo porque también me llena de otra forma pero pocas cosas se comparan con la sensación que genera un camerino. No sólo después de ganar o perder sino durante el juego o antes del mismo. Emociones, nervios, ansiedad, todo dentro de ti.

Me tocó vivir algo especial: un día jugamos un amistoso en el Monumental contra Barcelona SC. Cuando dimensioné todo, me decía a mí mismo "estás enfrentando a los jugadores que tantas veces haz transmitido, ¿te das cuenta de eso?"

Lo mejor es que no lo hice nada mal en aquel partido los minutos que jugué, jaja. 

Tu manera de informar cambio después de esta experiencia.
Si, si cambió. Ahora creo que puedo percibir o entender alguna acción, comprender más antes de dar determinado comentario, no ser apurado para juzgar. Te cambia el contexto. Te mejora el panorama analítico. 


Te quedas corriendo tras el balón o desde fuera se ve mejor.
Si fuera por mí, juego toda mi vida. Y no exagero. Ojalá pueda seguir haciéndolo siempre y cuando logre estabilizar unas cosas en mi aspecto profesional y laboral, y si se abre otra oportunidad podría tomar el riesgo. En mi vida hay un antes y un después de esta experiencia en Patria. Son las ilusiones hechas realidad, las metas cumplidas. Sueños de fútbol. Y como diría Valdano, "Hay que soñar en grande. Y yo cuando sueño aprieto el acelerador a fondo”.

Todos conocen la crónica de aquel Brasil que de la mano de Mario Zagallo es el mejor campeón mundial de la historia, Saldanha fue el que armo la base quien lo clasificó al Mundial del 70 ganando los 6 partidos que jugó, con 23 goles a favor y apenas 2 en contra, se dio el lujo de poner a tres creativos ahora llamados “diez” y dos wings en cancha junto a Pele, Garrincha y Tostao en su plantilla, tomo el riesgo y sobresalió.

A la vuelta de México el hombre que con su sabiduría cambio para siempre la perdedora historia del fútbol brasileño, es recibido ahora en su casa de Ipanema por cientos de hinchas del pueblo para agradecer y homenajear en carnaval espontáneo a quien le diera la definitiva identidad, marca y estilo al fútbol del Brasil.


David ha cumplido uno de sus sueños, le ha sacado un poco de vida a la vida como decía Saldanha, se arriesgo y aunque el éxito no ha sido futbolístico aún, se lo siente reconfortado y complacido con la decisión que tomo.
  
Creemos firmemente que el camino que ha trazado David es la ruta oportuna, le auguramos que tenga la oportunidad de seguir jugando y demostrando que se puede, a ver si muchos más saltan de la cabina a la cancha y que no se quede en solo jugar, que algún día se ponga el saco de técnico, que sueñe en grande y nos lleve a algún Mundial, el conocimiento ya lo tiene.

Agradecemos a David por la nota pueden seguirlo en @davidaguirre1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada